Cronicas

Hace poco más de cien años aparecieron en Choix los primeros vehículos de motor

Cronicas.- Hace poco más de cien años aparecieron en Choix los primeros vehículos de motor.
Por aquel tiempo se empezó a poblar el paisaje de nuestro municipio, con carros de distintos tipos y modelos que empezaron a rodar por calles y caminos y por supuesto los choferes aparecieron también, inaugurando un nuevo oficio que en aquel tiempo los convirtió en personajes preferentes y muy solicitados.
Fue algo muy notorio la adquisición de uno de los primeros carros vistos en la Villa de Choix, el modelo Overland adquirido por el importante hombre de negocios, Próspero Balderrama Echave.

Pero veamos hoy sobre el tema algo anecdótico.

__ A todas las personas de viaje a Los Mochis, se les comunica que el día de mañana salimos a temprana hora__.
Con estas o similares palabras Don Anselmo Heiras Egûis, distinguido vecino de la comunidad, pregonaba su servicio de carga y pasaje en aquellos lejanos años de finales de los 20 y principios de los 30 del siglo pasado.
Pionero local del transporte de carga y pasajeros, se puede considerar a Don Anselmo Heiras Egûis o Don Chemo como se le conocía popularmente. El era dueño de un pequeño camión Ford y con él realizaba frecuentes viajes a El Fuerte y a Los Mochis, aventurándose también en viajes a Cajeme, hoy Ciudad de Obregón, Sonora, transportando personas y carga en general, utilizando viejas brechas y un sinfín de dificultades en largas jornadas de viaje.
Como ya lo dijimos, previamente a cada viaje Don Anselmo lo anunciaba entre la vecindad de la Villa de Choix y lo hacía el mismo, de viva voz, utilizando una adecuada corneta de hoja de lata, elaborada en el taller La Ambulancia, de Don Rosario Soto.
Se cuenta que en una ocasión, cuando Don Chemo pregonaba su viaje, ya de salida y en la cuesta del camino de Choix al Fuerte, Sinaloa, su carro se precipitó sin control hasta detenerse en el cauce del llamado Arroyo de El Mono, a cuyo lecho Don Anselmo fue a dar con toda su humanidad, cuando se encontraba promocionando el viaje, montado sobre uno de los guardafangos del cofre de su camión.
Algunas veces este mismo vehículo se empleaba en otros menesteres. Según se filtró la información, en una ocasión El Alcalde de Choix, Hernando Ramos, alquiló el carro del señor Heiras Egûis, para visitar a una hermosa dama radicada en El Rincón o El Zapote de Baymena, en este mismo municipio, dama que tenía por nombre el de Rosenda Álvarez. Algunas veces, como aquella, fungía como chofer del vehículo el señor Jesús Cota Chávez, quien prestaba servicio dentro del cuerpo de policía,. Destacada noticia del momento fue ese mismo día lo accidentado que resultó este viaje de tono pasional del Presidente, pues el mal estado del terreno en un tramo del trayecto, ya muy cerca del ansiado destino, hizo derrapar al vehículo yéndose este a incrustar en un cerco construido de una tupida sucesión de etchos, una especie de cactácea de la región. El viejo Ford se impactó trastabillando el romántico traslado, pero, salvo el comprensible susto, sus ocupantes resultaron ilesos y podríamos pensar que cuando menos a pie, Herniando Ramos pudo concluir con aquella cita

Deja un comentario